Saltar al contenido

Cómo saber si la caca de tu bebé es normal

8 diciembre, 2017

Es importante comprender que ello depende básicamente de tres factores: su edad, si lo alimentas con leche materna o de fórmula y si ya come alimentos sólidos.

No hay una cantidad específica de deposiciones “normales”, ya que ello varía de un niño a otro y responde a múltiples particularidades. Con el tiempo su sistema digestivo se regularizará y tendrá cierta rutina diaria.

Cómo es la primera caca

La primera caca que expulsa un bebé es espesa, pegajosa, varía entre el color verde oscuro y el negro y suele no tener olor: es el meconio. Puede hacerlo antes, durante o después del parto.

Dado que a simple vista tiene un aspecto muy feo, quizás te preguntes cómo saber si la caca de tu bebé es normal. No hay de qué preocuparse, ya que se forma y acumula en el colon del feto durante la gestación, y está compuesta de células muertas, secreciones digestivas, líquido amniótico, mucosidad y restos de lo que haya comido en el vientre materno.

Las consistencias de la caca

Bebés lactantes

Cuando el niño sólo es amamantado, la caca es amarilla o medio verdosa y de consistencia cremosa (como la mostaza); a veces puede resultar un poco más líquida. Y si toma leche de fórmula o artificial, el color es canela y su consistencia más densa. El excremento de bebés que toman leche de fórmula tiene más olor que la de niños que toman teta.

Si amamantas a tu bebé y notas que sus heces son verdosas, brillantes y algo espumosas, probablemente en cada toma esté ingiriendo más la primera leche que la última. La última contiene más grasa y nutrientes, de modo que en la próxima toma préndelo primero del pecho con el que finalizó la toma anterior.

Bebés que incorporaron sólidos

Si ya le estás dando algunos alimentos sólidos como papilla de cereal, fruta o calabaza, ¿cómo saber si la caca de tu bebé es normal? Pues verás en el pañal un color marrón o marrón oscuro, de consistencia más gruesa pero a la vez pastosa. ¡Y ya huele mal!

Alimentos parcialmente digeridos

Si tu bebé ya consume alimentos sólidos y en sus heces hay algunos trocitos, es posible que no los digiera adecuadamente. Todo dependerá de lo que haya comido y si masticó bien. Pero si observas que defeca seguido así, consulta con el pediatra.

Diarrea

Si la caca es demasiado líquida, presta atención a que esas deposiciones no sean repetitivas porque podría ser diarrea, y de no detenerla a tiempo, tu bebé corre el riesgo de deshidratarse.

Esto no es normal si tu niño tiene 3 meses o menos, si le has cambiado dos o más pañales con diarrea o si esa forma de evacuar continúa al día siguiente.

Caquita dura

Si la caca de tu pequeñito sale dura y en forma de pelotitas, es probable que esté estreñido, lo cual lo incomoda mucho cuando hace fuerza al defecar, ya que su ano puede irritarse e incluso sangrar.

Si le cambias hasta dos pañales con popó dura no pasa nada. Si no, llama al médico para que el problema no se agrave. Seguramente te recetará más agua o zumo de pera o ciruela a modo de laxantes.

Con sangre

Una caca con sangre puede deberse a varios motivos, y será muy importante aquí cómo saber si la caca de tu bebé es normal:

  • Si es de aspecto normal pero con manchitas de color rojo brillante, puede tratarse de una alergia.
  • Si es dura con sangre roja, tal vez la haya ocasionado algún rasguño en el ano o una pequeña hemorroides.
  • Si es diarrea con sangre roja, podría ser una infección bacterial.
  • Si es caca con sangre negra en forma de semillas, suele ser por lastimar el pezón de la mamá al succionarlo. Esa sangre se digiere y luego sale oscura. No es peligroso para el bebé.

Y recuerda: siempre que tengas alguna sospecha de que algo no anda bien, ¡no dudes nunca en pedir una consulta con el pediatra!