Saltar al contenido

Qué es y cómo tomar Colágeno

24 diciembre, 2017

Colágeno hidrolizado

El colágeno hidrolizado es el formato que ofrece un mayor porcentaje de biodisponibilidad en el organismo garantizando mayores niveles de absorción y aprovechamiento.

Su utilización en forma de suplemento se emplea para paliar los efectos producidos por el desgaste y disminución progresiva en la producción natural del organismo que se produce con la edad, pero al margen de mantener los huesos y articulaciones fuertes, o garantizar el correcto estado de la piel durante más tiempo disminuyendo la aparición de arrugas, en los últimos años el colágeno ha sido probado en distintos ámbitos de aplicación relacionados con la pérdida de peso obteniendo resultados muy favorables en la materia.

Usos del colágeno en la pérdida de peso

Entre los múltiples usos del colágeno que se asocian con la pérdida de peso destacan:

Activar el mecanismo que produce saciedad en las comidas

Esto se consigue consumiendo una porción de colágeno una hora o media hora antes de las comidas y los efectos se notarán durante la ingesta de alimentos, percibiendo inmediatamente la sensación de saciedad con una cantidad menor de comida de lo que se consume habitualmente.

El colágeno hidrolizado en polvo también es capaz de producir saciedad inmediata cuando se mezcla con otros nutrientes en forma líquida, por lo que puede resultar perfecto como sustitutivo de una comida o como tentempié saludable en forma de batidos naturales o smoothies.

Además de activar la capacidad quema grasa del cuerpo que también disminuye con la edad como consecuencia del decaimiento hormonal tanto en hombres como en mujeres.

El colágeno también ayuda a paliar las consecuencias más temidas de la pérdida de peso entre quienes necesitan perder un amplio volumen corporal y que consisten en la flacidez de los tejidos con el consiguiente descolgamiento de los mismos formando pliegues pellejosos muy antiestéticos, pues el colágeno refuerza la estructura de la piel actuando como una maya que evita su dilatación o la reduce en gran medida.

Cabe reseñar que para evitar la flacidez derivada del adelgazamiento, además del consumo de colágeno, el proceso debe ser gradual evitando las pérdidas bruscas de peso y se deberá acompañar también con un programa adecuado de ejercicios que refuercen el tono muscular. El consumo de colágeno hidrolizado también contribuirá a obtener mejores resultados en el entrenamiento y a reducir el tiempo necesario de recuperación regenerando las fibras musculares, articulaciones y ligamentos implicados en el desgaste físico.

Contraindicaciones del colágeno

Las cantidades recomendadas de colágeno por persona y día puede variar en función de su peso, edad u otros condicionantes que puedan influir en sus necesidades diarias, como por ejemplo los deportistas, quienes están sometidos a un mayor desgaste y por consiguiente precisan cantidades superiores de suplementación.

Algunos comportamientos en el estilo de vida se han señalado como causantes de la pérdida acelerada del colágeno en el cuerpo y por consiguiente, con un envejecimiento prematuro, algunos de estos comportamientos perjudiciales para la salud son el tabaquismo, consumo regular de alcohol, dietas procesadas o demasiado restrictivas y tomar el sol en exceso, de hecho, si nos fijamos en estos últimos puntos observaremos una clara correlación entre las persona que fuman se muestran más envejecidas respecto a las que no lo hacen y como las personas que abusan del sol durante años también  envejecen prematuramente como consecuencia de la degradación de colágeno en su organismo y la suplementación en estos casos, podría servir para paliar los síntomas y favorecer una remisión parcial de los mismos.

La estimación médica estándar considerada como segura para una persona sana, es de 10 g por día y ciñéndose a esas cantidades no se han reportado problemas derivados de su consumo, no obstante, las personas con afecciones estomacales pueden experimentar sensibilidad a sus componentes en forma de fatiga o malestar, aunque esto se soluciona fácilmente mezclando el preparado con zumos o batidos de frutas naturales, en los que se recomienda incluir una parte de vitamina C para facilitar la absorción.

Propiedades del colágeno

En los últimos años se han ido descubriendo muchas propiedades del colágeno, pero falta mucho más por descubrir sobre esta proteína del cuerpo humano que también está presente en los organismos animales, mientras que en los vegetales es totalmente inexistente.

El colágeno es la proteína cuya presencia es mayor en el cuerpo humano ocupando un volumen de hasta un 30% que se va desgastando con la edad a razón de un 1,5%  por año a partir de los 25 años según apuntan las últimas investigaciones, acelerando la degradación del organismo y en consecuencia, favoreciendo la aparición de ciertas enfermedades relacionadas con su escasa o anómala sintetización afectando principalmente a la piel, pelo, uñas y estructura de los vasos sanguíneos entre otros.

Propiedades del colágeno y espectro de actuación

Entre las propiedades del colágeno más importantes destacan la de actuar como soporte de los tejidos del cuerpo manteniendo el correcto estado y funcionamiento de los mismos y reduciendo el impacto sufrido por el desgaste.

Su sintetización se lleva a cabo mediante una compleja serie de reacciones bioquímicas denominadas hidrolísis enzimática a  partir de aminoácidos esenciales, mediante los que se  fabrican hasta 19 tipos de colágeno conocidos. Cada uno de estos subtipos tienen su misión específica dentro del cuerpo y se usan para formar y reforzar tejidos específicos en el organismo.

Los tres tipos de colágeno más importantes y que sufren mayor desgaste con día a día son:

  • Tipo I es el tipo de colágeno con una sintetización más simple y es el que se encuentra en mayor porcentaje en los tejidos corporales, formando parte de la piel, huesos, dentina y la córnea ocular. La falta de concentración de este tipo de colágeno en el organismo ocasiona envejecimiento prematuro, descolgamiento de los tejidos, aceleración del proceso de osteoporosis, debilitamiento del esmalte dental y degeneración macular entre otros muchos trastornos.
  • Colágeno tipo II Entre las propiedades del colágeno del tipo II destacan el mantenimiento del tejido cartilaginoso y humor vítreo del ojo ejerciendo como soporte de la estructura ocular para que los músculos continúen funcionando correctamente. Curiosamente, la mayoría de personas diagnosticadas con “vista cansada” suelen tener en promedio unos cuarenta años, cuando el volumen total de colágeno del cuerpo ha descendido notablemente respecto a la segunda década de vida, por lo que se deduce que esta condición no patológica visual está relacionada con el desgaste producido por el envejecimiento en el que el colágeno desempeña un papel fundamental.
  • Colágeno tipo III Su síntesis es más compleja que los anteriores y se encuentra en los tejidos glandulares y vasos sanguíneos. Su falta de sintetización está relacionada con la atrofia del sistema endocrino y  la arteriosclerosis. Aunque el desgaste que se produce con la edad es inevitable, el estilo de vida y la alimentación contribuye en gran medida a ralentizar el impacto sufrido por el desgaste incrementando los niveles en el organismo y favoreciendo su producción.

Tomar suplementos de colágeno es una forma sencilla de reponer los niveles del organismo y prevenir el deterioro relacionado con su descenso en los tejidos del cuerpo. Esta suplementación resulta especialmente útil en personas que llevan una dieta  a base de productos vegetales, pues recordemos que el colágeno sólo se encuentra en los productos de animal. Las personas que sufran un mayor desgaste en sus articulaciones a consecuencia de la actividad física, también encontrarán en los suplementos a base de colágeno una ayuda significativa para reponerse más rápidamente contribuyendo a la regeneración de los tejidos.

Las patologías de la piel relacionadas con la queratinización también responden positivamente al tratamiento suplementario de colágeno, pues diversas investigaciones apuntan a que ciertas anomalías producidas en el proceso de sintetización del colágeno causadas por trastornos hormonales podrían actuar como desencadenantes en los brotes y aparición de muchas enfermedades de la piel relacionadas con la keranitización o acumulación excesiva de keratina, células muertas y otros subproductos de la renovación celular que producen inflamación e infecciones tales como dermatitis, foliculitis, dermatosis, ictiosis y descamación entre otras muchas. Algunas enfermedades de etología autoinmune que afectan a la piel como el lupus discoide y liquen plano también se sospecha que podrían estar relacionadas con anomalías en el proceso de la sintetización de colágeno.

¿A qué edad conviene empezar la suplementación de colágeno?

Aunque no hay una edad estipulada para comenzar con la suplementación de colágeno, lo ideal sería comenzar a sustituir el aporte perdido a medida que desciende su producción natural, que como se ha expuesto en un principio, esto sucede a partir de los 25 años, situando el margen de 25-30 años una buena edad para empezar.

Usos del colágeno con magnesio

Ya hemos hablado de las  propiedades del colágeno y todo lo que su déficit implica, pero como cualquier otra sustancia, el colágeno se absorbe y sintetiza mejor en compañía de otras sustancias, cuya suplementación también resulta necesaria en la dieta actual. Entre los diferentes usos del colágeno con magensio, se encuentra el incrementar el porcentaje de absorción y su fijación en  los tejidos corporales.

El colágeno desciende con la edad y es producido por el cuerpo humano, mientras que el magnesio es un mineral que debe ser consumido habitualmente en la dieta para que se mantenga en correctas proporciones, pues a diferencia del colágeno, no se acumula en el organismo, por lo que debe ser suministrado periódicamente y su exceso será eliminado por la orina sin que cause ningún problema.

La suplementación con magnesio se hace requerible en la alimentación actual, porque hoy en día existen un mayor número de comidas procesadas que contribuyen a su desgaste. Incluso las personas que llevan una alimentación sana basada en productos naturales pueden tener un déficit de magnesio porque los suelos no son fertilizados con abonos naturales como hace años, sino con productos químicos que los desgastan y no le aportan minerales.

Usos del colágeno con magnesio y espectro de actuación

El magnesio es el mineral que tiene un mayor porcentaje de influencia en la formación de proteínas y por lo tanto, entre los usos del colágeno con magnesio cabe destacar el incremento de la formación de proteínas de colágeno naturales y biodisponibles para su utilización.

Otro de los usos más importantes del colágeno con magensio consiste en prevenir la degradación ósea conocida como osteoporosis que se va incrementando con la edad. El magnesio junto con la vitamina D, es necesario para fijar el calcio y sin éste, no sólo no se fija, sino que se endurece favoreciendo la arteriosclerosis y formando cálculos renales. La implicación del colágeno y el magnesio en la redensificación ósea no se conocía hace unos años cuando comenzó a recomendarse a las mujeres menopáusicas y postmenopáusicas la suplementación con calcio. Hoy en día se sabe que la suplementación con calcio sin el magnesio no sólo no resulta efectiva, sino que puede producir problemas de salud como los anteriormente mencionados.

La prevención y mejora de los síntomas de la artritis constituye un apartado  principal en el espectro de usos del colágeno con magnesio y en este punto, existe cierta controversia respecto al dictamen médico que establece que la artrosis, la artritis y la osteoporosis son enfermedades degenerativas consecuencia de la edad y que no es posible la recuperación, tan sólo tratar los síntomas paliativamente.

En la actualidad se conoce que estas enfermedades surgen como consecuencia de la degradación del tejido sinovial que funciona como lubricante de las articulaciones y cuya disminución está relacionada con la atrofia de las mismas.

Existen muchas investigaciones y estudios independientes, que apuntan a que la suplementación de colágeno con magnesio regenera el tejido sinovial revitalizando y reforzando las articulaciones, reportándose una mejoría en el 100% de los casos.

El tiempo estimado para obtener resultados visibles tras la suplementación del colágeno con magnesio depende en gran medida de la condición médica a tratar, su avance y obviamente la edad de la persona, así como su estilo de vida, alimentación etc. Los casos más leves pueden notar los primeros síntomas de mejoría al cabo de unas cinco semanas, mientras que los estados más agravados de enfermedad pueden requerir algunos meses para obtener los beneficios derivados de los usos del magnesio con colágeno.

El efecto anti-aging del colágeno con magnesio ha supuesto una revolución en la medicina estética ofreciendo grandes resultados en la prevención y revertimiento de síntomas físicos asociados al proceso de envejecimiento, sencillamente porque nuestra piel está formada por un 70% de colágeno y  entre las múltiples funciones de éste, se encuentra la de actuar como soporte epidérmico, favorece la correcta producción de elastina que impide que la piel se arrugue y retiene las moléculas de agua sobre las capas superficiales de la epidermis para favorecer su humectación.

Si sometemos a una prueba de microscopio una muestra de piel joven y otra madura, la primera diferencia que observaremos a simple vista es la reducción de fibras de colágeno en la piel madura, mientras que la piel joven presenta muchas más fibras que le aportan  mayor fijación, hidratación y frescura juvenil, por lo que procurar mantener unos niveles óptimos de colágeno en el organismo a cada edad, supone la mejor crema antiarrugas que podemos conseguir porque nutre las células desde el interior y nos ayudará a mantenernos sanos por dentro y bellos por fuera.

Valora el artículo