Saltar al contenido

Embarazo Mes a Mes. Guía para Embarazadas

23 mayo, 2018
guia-de-embarazo-mes-a-mes-infoembarazada

Para la mayoría de nosotras, el embarazo es uno de los momentos más importantes de nuestra vida. Es un proceso maravilloso, pero a la vez conlleva muchos cambios físicos, hormonales y psicológicos. Todo esto convierte al embarazo en un proceso especial, que al mismo tiempo nos llena de alegría, pero también de miedos, dudas e incógnitas. Te van a surgir todo tipo de preguntas, y en esta guía que hemos escrito, podrás encontrar muchas respuestas:

Estoy embarazada y mi cuerpo están sucediendo cambios milagrosos. Aún así, es necesario que tener claro que tengo que seguir con mi vida diaria. Eso significa que tengo que considerar que aspectos de mi vida van a tener que sufrir algunos cambios y que otros aspectos se pueden mantener de una forma razonablemente igual.

¿Qué cosas debo considerar durante mi gestación?

Voy a tener que pensar que durante las 24h del días voy a tener una vida desarrollándose dentro de mi y que semana a semana y mes a mes, cada vez va va a ser más complicado hacer las cosas de la forma en las que hacía siempre.
Necesito pensar, que voy a hacer con mi trabajo y hasta cuando voy a poder estar en él. Hay trabajos que no implican esfuerzos físicos, que me van a permitir estar hasta el último día, mientras que en otros, voy a tener que considerar una posible baja o cambiar de puesto.

Además, están todos los aspectos relacionados con la forma de vida, es decir, que cosas voy a poder comer… que cosas no. Voy a tener que dejar ciertos hábitos, como el alcohol, las pastillas para dormir o el tabaco… que medicamentos voy a poder tomarme y de cuales voy a tener prescindir.

Consideraciones para llegar al parto de una forma ideal.

También es importante pensar en mantener una correcta actividad física, y plantearme que ejercicios físicos voy a poder hacer hasta el día del parto y que nuevos ejercicios van a anudarme con los cambios físicos que van a producir en mi cuerpo.

Lo más básico en pensar en aprovechar estos meses para llevar una vida saludable, con una buena nutrición, ejercicios físicos y pensar en que vas a tener que adaptar ciertos hábitos durante la última fase del embarazo.

Se va a convertir en una parte fundamental de tu vida y aunque puede tener algunas desventajas, también debes aprender a disfrutar de la atención y los mimos que vas a recibir durante esta fase.

Guía de gestación mes a mes para resolver tus dudas:

A continuación hay una pequeña guía con las cosas más importantes que se deben saber en cada una de las fases del embarazo. Ten presente que cada persona es distinta, y que debes consultar con tu médico o especialista antes de poner en práctica alguno de estos consejos.

PRIMER TRIMESTRE DEL EMBARAZO:

Durante el primer trimestre se producen muchos cambios en el cuerpo de la mujer y  unos grandes y sorprendentes cambios en el cuerpo del bebé, aunque no sean muy aparentes. En sólo 12 semanas se pasa de una célula a un ser vivo con órganos funcionales e incluso con un corazón de funciona y bombea sangre. Además, en el cuerpo de la futura mamá, pueden producirse cambios como nauseas, aumento de la sensibilidad, cambios de humor o signos de cansancio.

SEGUNDO TRIMESTRE DEL EMBARAZO:

Durante el segundo trimestre, que va desde la semana 13 a la 25, se siguen produciendo cambios importantes en el cuerpo del bebé que cada vez se van a hacer más evidente. Si en la fase anterior, en muchas mujeres casi no se aprecian cambios externos, en esta fase comienzan a hacerse evidentes. El bebé empieza a moverse y la madre es capaz de notarlo moviéndose dentro de su tripa. El bebé también empieza a cambiar mucho y ¡Empieza a tener forma de personita! que no tenía hasta ahora.

TERCER TRIMESTRE DEL EMBARAZO:

Por último, el tercer trimestre, que comprende de la semana 26 hasta el parto. Aquí el bebé cada vez se va haciendo más grande, lo que implica que también aparece una barriguita más prominente y empiezan a notarse los efectos sobre nuestros músculos. El bebé, empieza a cambiar su posición, moviendo la cabecita hacia abajo para facilitar el momento del parto. La mamá, también empieza notar cambios en los movimientos de su bebé desde fuera, que pasan de ser golpes, a parecerse más como volteretas.

La gestación resumida en 12 minutos

A continuación te resumimos en este vídeo, todos los cambios que se van produciendo dentro de la barriga de la mamá, desde la fecundación hasta el parto, de una forma espectacular y semana a semana.

Esperemos que con estas guías, semana a semana, puedas hacerte una idea de los principales cambios y retos a los que te vas a enfrentar.

También vamos a publicar artículos interesantes, que puedes leer en nuestro blog!

guia embarazo mes a mes

Cuando un hijo es deseado y producto del amor, el embarazo es milagroso desde el día de la concepción. Entonces estarás más pendiente de las señales que emite tu organismo, si manifiesta cambios que podrían ser síntomas de una dulce espera. Así que comencemos desde el principio: te contamos qué pasa en tu cuerpo en el primer mes de embarazo.

Embarazo: Primer Mes

A poco de la búsqueda, tal vez acudas a la farmacia para comprar el test de embarazo, ese pequeño dispositivo que genera en las parejas -especialmente en la mujer- tanta ansiedad por algunos minutos y tantas emociones encontradas después. O quizás vayas directamente al centro de salud a hacerte un análisis de sangre, pasando por alto el test o para que no te quede ninguna duda sobre si en tu vientre se está gestando tu niño o niña.

¿Qué hay dentro de ti?

Un embarazo se completa entre las 38 y las 40 semanas de gestación, que se cuentan a partir del primer día del último período menstrual. El primer mes comprende las primeras seis semanas (no las primeras cuatro, como se podría suponer), ya que se considera que en las primeras dos todavía no hay embarazo debido a que has ovulado y, por lo tanto, tu bebé ha sido concebido dentro de hasta dos semanas después del primer día de la última menstruación. De todos modos, la cuenta de embarazo también incluye esas dos semanas.

 

Ya al día siguiente de que el espermatozoide fecunda al óvulo, éste se divide y seguirá haciéndolo los siguientes días, formándose el blastocito (como una bola), el cual está formado por gran cantidad de células que se dividirán en dos grupos: por un lado, las que se transformarán en el aro externo, es decir, la placenta, que es donde el bebé “habitará” hasta su nacimiento; y por otro lado, las que formarán el aro interno, es decir, lo que pronto se convertirá ni más ni menos que en el embrión/feto/bebé.

 

Si ya hubieses confirmado tu gravidez, con seguridad te preguntarás qué pasa en tu cuerpo en el primer mes de embarazo, qué hay dentro de ti: las primeras seis semanas después de la fecundación, lo que más adelante será un feto es apenas un embrión o cigoto, es decir, un óvulo fecundado que desciende por las trompas de Falopio y se implanta en la cavidad uterina. Para decirlo con una metáfora poética, en esta instancia el futuro bebé es como la semilla que pronto se hará capullo y finalmente flor.

 

Cuatro semanas después de la concepción, el niño ya empieza a formar sus órganos vitales, como el corazón y el estómago, y también el sistema nervioso. Si bien los ojos, la boca y los miembros todavía no están, inicia el desarrollo de los órganos sensoriales.

 

El embrión ya flota en el líquido amniótico que contiene la placenta, unido a su mamá a través del cordón umbilical, que está en pleno desarrollo.

 

El futuro niño o niña mide entre 2 y 5 milímetros al finalizar el primer mes de gestación (del tamaño de un grano de arroz), y su cabeza será mucho más grande que el tronco.

Desarrollo del embrión durante el primer mes
a. Embrión en estadio 13 (28 a 30 días). Los miembros superiores adoptan la forma de una aleta corta y surgen las yemas de los miembros inferiores.
b y c. Embrión del estadio 14 de la quinta semana (31 a 32 días). Se empiezan a formar los miembros.
Imagenes obtenidas del libro “Embriología Humana y Biología del Desarrollo” 2013. Editorial Médica Panamericana.

Los cambios

 

Cuando la mujer queda embarazada, los cambios que experimenta son múltiples, tanto a nivel físico como emocional. Las hormonas se revolucionan a más no poder, y hay una que es específica del embarazo, la responsable de tantas modificaciones: la gonadotropina coriónica humana (GCH).

 

Náuseas y vómitos, más sueño y cansancio, aumento del tamaño de los senos y mayor sensibilidad, más ganas de orinar, aparición de acné, piel más luminosa, dolor en las piernas y en las caderas, olfato agudizado, acidez estomacal, variación del apetito, antojos de ciertas comidas y asco de otras, son algunos de los síntomas que pueden aparecer en el orden físico (no necesariamente todos juntos).

 

En el orden emocional, los cambios de humor son notables, se puede pasar de la risa al llanto en cuestión de minutos, como así también son comunes los enojos repentinos, el estrés y la ansiedad. Es decir, ¡muchas veces estarás insoportable! Y lamentamos decirte que esto podría llegar a durar durante todo el período gestacional.

 

Aquí tienes las principales respuestas a la pregunta: ¿qué pasa en tu cuerpo en el primer mes de embarazo? ¡Pues tantas cosas!

 

Riesgo de aborto espontáneo

Aproximadamente un 20 por ciento de mujeres que se encuentran en estado de gravidez (una de cada cinco) puede perder el embarazo de forma espontánea, lo cual podría ocurrir por múltiples motivos, algunos de ellos difíciles de determinar. El período más riesgoso en este sentido son los primeros tres meses, por lo cual son tan importantes las visitas regulares al ginecólogo y la posibilidad de sacarse todas las dudas.

 

Es lógico que la pareja que deseaba con todo su ser que ese bebé llegue a sus vidas sienta que el mundo se derrumba tras experimentar la dolorosa e involuntaria pérdida. Situación que se complejiza más porque actualmente es posible enterarse de un embarazo al día siguiente de la primera falta de la regla, lo cual extiende por más tiempo la ilusión.

 

Un aborto natural ocurre antes de las 20 semanas de embarazo, luego de ese lapso la pérdida se considera muerte fetal. Es muy común el aborto espontáneo, y lo contradictorio es que hoy en día existe la tecnología necesaria como para enterarse de un embarazo, pero no tanta como para impedir su interrupción involuntaria.

 

Veamos qué pasa en tu cuerpo en el primer mes de embarazo cuando la pérdida del embrión o del feto acontece. Hay síntomas que no siempre tienen ese horrible desenlace: puede presentarse metrorragia (abundante sangrado vaginal con coágulos) y dolores abdominales mucho más fuertes que los que se presentan normalmente el primer día de menstruación. Luego esto se confirmará en el consultorio médico con la realización de una ecografía.

 

Existen los abortos precoces, que son la mayoría y se producen antes de las doce semanas de gestación; y los abortos tardíos, que ocurren entre las semanas 12 y 20, y requieren atención médica especial porque la vida de la gestante podría correr riesgo.

Embarazo: Segundo Mes

El primer mes de embarazo finaliza a la sexta semana contando desde el primer día de la última menstruación, que coincide con la cuarta semana de gestación. Es decir que a la semana séptima el embarazo avanza: has llegado al segundo mes, que finalizará al término de la semana 10 de gestación y a la 12 desde la fecundación.

 

Cómo sigue el desarrollo del feto

Antes de comenzar a hablar de la séptima semana de embarazo, repasemos la sexta (la última del primer mes): aquí el embrión flota en el líquido amniótico, ese fluido que se encuentra dentro de una especie de burbuja denominada saco amniótico o saco gestacional (o bolsa).

 

El saco amniótico se forma aproximadamente a los diez días de que el óvulo fue fecundado por el espermatozoide y está constituido por dos membranas (una interna y otra externa) que cubren al futuro bebé. La membrana interna o “amnios” es aquella que contiene el líquido amniótico, y la externa o “corion” forma parte de la placenta y contiene el amnios. Por eso cuando una mujer está lista para dar a luz se dice que “rompió bolsa”.

 

Por su parte, el líquido amniótico tiene la función de amortiguar los movimientos que realiza el feto mientras se desarrolla, de modo que las paredes del útero no presionen ni lesionen su frágil cuerpo.

 

En esta instancia, el embrión pasa de ser una pequeña masa indefinida a presentar cierta forma humana. Como decíamos anteriormente, el embarazo avanza: has llegado al segundo mes. Veamos:

 

7 semanas: el embrión ya es visible en una ecografía y mide 1 centímetro de largo. Ya tiene el cordón umbilical a través del cual se alimentará. Por eso ya avanzan en su formación el sistema digestivo (estómago, vesícula, intestino y páncreas) y el respiratorio (pulmones), aunque todavía no funcionan por completo.

 

8 semanas: el bebé puede llegar a medir hasta 2 centímetros. Ya se distinguen ojos, párpados, boca, orejas, piernas, brazos, manos, pies y dedos, aunque todavía no están bien definidos, sino que apenas empiezan a asomar desde el tronco. En tanto que el hígado y el corazón comienzan a optimizar sus funciones. También crecen las vértebras y costillas. Su piel es apenas una capa trasparente y extremadamente fina.

 

Cabe recordar que hasta que finalice el tercer mes, te encuentras en un período en el que deberás visitar asiduamente al ginecólogo para que corrobore que todo siga bien, porque es cuando hay más riesgos de tener un aborto espontáneo. Por este motivo, si sientes dolores fuertes en el útero o tienes pérdidas de sangre, acude de inmediato al médico.

 

Con las ecografías, análisis de sangre y demás estudios de rutina que te indique el médico, en esta etapa sabrás si el desarrollo del bebé es normal, si hay más de un embrión, si experimentas un embarazo ectópico o uno anembrionario, si padeces alguna enfermedad que pueda afectar al niño, como HPV (Virus del Papiloma Humano), HIV, toxoplasmosis, hepatitis, rubéola o bien una enfermedad genética. El embarazo avanza: has llegado al segundo mes, de modo que los cuidados deben ser extremos.

 

9 semanas: el feto mide aproximadamente 3 centímetros y su forma humana está más definida. Los dedos están más separados, las orejas se despegan de la cabeza y los ojos, que son como dos puntos negros, les dan lugar a los párpados. Si bien sus genitales están formados, aún no puede conocerse el sexo a través de una ecografía (será necesario llegar al tercer mes para saberlo). Además de flotar, el pequeño ya se mueve dentro del vientre, pero tampoco es posible sentirlo, al menos con intensidad.

 

10 semanas: en esta instancia, el feto mide unos 4 centímetros y pesa unos 5 gramos. Su sistema auditivo se va perfeccionando y pronto comenzará a oír tu voz y algunos otros sonidos, como la música. Por eso es importante que le cantes o pongas alguna música que te gusta para él o ella. También salen las uñas y pequeñas raíces que luego sostendrán sus dientecitos. Ya los órganos del aparato digestivo se ubican adecuadamente para poder digerir los alimentos cuando ya haya nacido.

 

Las sensaciones de mamá

En el segundo mes de embarazo, los cambios en el sentir cotidiano del cuerpo de la madre se van intensificando, para bien o para mal, ya que hay mujeres que durante todo el embarazo, o gran parte de él, tienen vómitos, mareos, malestar estomacal, dolores en las piernas y demás. Otras, por el contrario, lograrán disfrutar a pleno.

 

De todos modos, el mismo organismo te indicará lo que necesitas hacer, como caminar, recostarte, dormir y demás acciones aliviadoras. Es que el embarazo avanza: has llegado al segundo mes, y cada vez más notarás los cambios de tu cuerpo.

 

Aquí la panza todavía no se nota, y debido a que aún te encontrarás en una etapa crítica, posiblemente tú y tu pareja decidan no comentar este acontecimiento con familiares ni amigos hasta no llegar al tercer mes.

 

En esta instancia, la madre desarrolla mecanismos vitales para sostener dos sistemas: el propio y el de su bebé, que nada pacíficamente dentro de ella. Por eso verás que tu frecuencia cardíaca y la respiración aumentan, lo cual permite que llegue más sangre al útero, y en consecuencia, también al pequeñín. Así, el útero se ensancha y sus paredes adquieren grosor (a mayor tamaño del bebé, mayor amortiguación).

 

Por otra parte, generalmente los pechos se ponen mucho más sensibles y los pezones se oscurecen y agrandan (se están preparando para que el bebé los succione y se alimente de la leche).

 

Te recomendamos que en esta etapa practiques alguna disciplina suave como el yoga, ya que aprender a respirar y a suavizar el cuerpo con ciertas posiciones los favorecerá muchísimo a ti y a tu futuro hijo o hija. Y por supuesto, lleva una dieta alimentaria variada pero liviana a la vez. Tampoco olvides seguir tomando ácido fólico, que impedirá defectos congénitos en la columna y el sistema neuronal del bebé.

 

El embarazo avanza: has llegado al segundo mes, y todo lo que puedas hacer para lograr bienestar, tendrá sus buenos frutos durante todo el proceso de gestación, incluso en el momento del parto.

 

Embarazo: Tercer Mes

En la decimoprimera semana desde la fecundación y novena de gestación comienza una nueva etapa de embarazo: el tercer mes. Y decimos “nueva etapa” porque finaliza el período embrionario y comienza el fetal. Muchos riesgos típicos empiezan a ceder y los cambios físicos a ser notorios, tanto para la madre como para quienes la ven. Toma nota de todo lo que debes saber sobre el tercer mes de embarazo.

 

Haciendo un repaso de los meses anteriores, el primer mes comienza con el primer día de la última menstruación y comprende las semanas 1, 2 (ambas desde la fecundación), 3, 4, 5 y 6 (de embarazo); el segundo mes comprende las semanas 7, 8 y 9 y 10; y el tercer mes, las semanas 11, 12 y 13. Como verás, en algunos meses se calculan tres semanas y no cuatro porque de otro modo la cuenta no sería exacta, mientras que de esta forma es un poco más precisa.

 

Si bien en esta instancia las posibilidades de sufrir un aborto natural descienden, es muy importante porque los estudios que el ginecólogo te indique revelarán varios aspectos relacionados con la salud de tu bebé, es decir, si su desarrollo avanza sin problemas o si existe alguna anomalía. Hay entonces mucha ansiedad e incertidumbre por parte de los padres, por lo cual será importante mantener la calma para no transmitirle sentimientos negativos al pequeño.

 

Cómo crece dentro de ti

 

  • 11 semanas

 

  • Lo que aún no se ha modificado en el feto durante esta etapa de la gestación son la piel y la proporción de su cabeza con el resto del cuerpo. En cuanto a la dermis, ésta sigue siendo transparente, y en cuanto a la cabeza, si bien aumenta de tamaño, no se adecua proporcionalmente al resto del cuerpo. ¡Sí, es un pequeño cabezón!
  • Todo lo que debes saber sobre el tercer mes de embarazo también incluye un cambio en la “talla” del feto: ya mide entre 4 y 5 centímetros y puede pesar hasta 8 gramos.
  • Ya tiene formados sus riñones. Muestra de ello es que empezará a producir orina, fluido del cual está compuesto principalmente el líquido amniótico.
  • Ya posee hígado y un estómago del tamaño de un grano de arroz, lo mismo que medía todo su cuerpo cuando finalizaba el primer mes de gestación. Como verás, su cuerpo se alarga poco a poco.
  • Unas 200 células ya fueron distribuidas y quedaron posicionadas en su cuerpo, a la vez que algunos músculos y nervios se movilizan.
  • Y como para que no queden dudas de su avance, el pequeño ser que habita dentro de ti ya habrá empezado a poner en práctica el llamado “reflejo patelar”: mover las piernas, saltar y rebotar contra las paredes del útero, lo cual lo preparará para andar una vez que haya nacido y crecido (caminar, correr, saltar). Es un recurso biológico importantísimo en cuanto a su sistema motriz.

 

  • 12 semanas

 

  • En esta etapa de gestación, el pequeño mide unos 5 centímetros y medio y pesa 14 gramos aproximadamente.
  • Debido a que la cabeza va adquiriendo poco a poco su tamaño proporcionado en relación al resto del cuerpo, los ojos, que estaban ubicados más hacia los costados, se van acercando entre sí y reposicionándose, lo cual le da al rostro rasgos cada vez más humanos.
  • Varios de sus órganos internos empiezan a funcionar, aunque no del todo. Por ejemplo, los riñones ya pueden filtrar la orina hacia la vejiga, y el hígado a producir bilis.
  • Se forman los genitales.
  • Algo muy importante en esta instancia es que el baby ya tiene reflejos, cualidad que se desarrolla gracias a que sus terminaciones nerviosas se multiplican velozmente. Podría, por ejemplo, cerrar sus deditos si alguien le tocara la palma de la mano.

 

  • 13 semanas

 

  • En cuanto a todo lo que debes saber sobre el primer mes de embarazo, es importante recalcar que aquí el feto mide unos 10 centímetros y pesa unos 50 gramos. ¡Cómo crece!
  • Las manos ya desarrollan todos sus huesos y aparecen las uñas en sus dedos.
  • La cabeza sigue proporcionándose en relación al resto del cuerpo, y aunque todavía no abre los ojos, estos dejan de estar a los costados y ya toman una posición frontal.
  • Se desarrollan los oídos.
  • El bebé puede moverse, patalear y rebotar contra las paredes uterinas. La mamá podrá comenzar a notarlo débilmente.

 

Los cambios en la mujer

Aunque a simple vista los cambios físicos ante los demás en el primer trimestre no son demasiado notorios, bastará con que desnudes tu barriga para que asome una prominencia leve con la típica forma de gravidez. En esta instancia, la embarazada aumenta aproximadamente 1 kilo o 1 kilo y medio.

 

Además, los pechos se hinchan aún más, se oscurecen y se pueden marcan las venas (los senos se están preparando para el amamantamiento). Es momento de hidratar la piel, que comienza a estirarse, para evitar la aparición de estrías.

 

Como decíamos anteriormente, el riesgo de sufrir un aborto natural se reduce notablemente. Ahora bien, la mami empezará a padecer ciertos malestares que la acompañarán al menos hasta la semana 15 de gestación (ya en el cuarto mes). Podrías sufrir náuseas, vómitos, mucho sueño, cansancio en las piernas, cambios de humor, gases.

 

En cuanto al cabello y la piel, todo lo que debes saber sobre el primer mes de embarazo es totalmente relativo en cada mujer, ya que en unas pueden verse perfectos y en otras pueden empeorar. Por ejemplo, a mujeres que tenían pelo fino se les engrosará y aumentará su cantidad (o al revés), en tanto que el cutis podría ponerse más grasoso y con impurezas o espinillos, o por el contrario, lucir una piel suave y reluciente. En ambos casos, estas metamorfosis son temporales.

También el útero se adapta al “hospedaje” y crecimiento del niñito, dado que se ajusta a la pelvis y se ensancha hasta tener el tamaño de un pomelo para dar espacio.

Embarazo: Cuarto Mes

 
Un embarazo buscado es de por sí un milagro, y si ese milagro se extiende en el tiempo genera felicidad plena. En el cuarto mes, comienzas el segundo trimestre de embarazo, que coincide con las semanas 14, 15, 16 y 17. ¡Démosle la bienvenida!

 

Es sabido que el primer trimestre es el más delicado del embarazo, ya que el feto es tan diminuto, tan frágil, tan pobremente desarrollado aún, que el riesgo de sufrir un aborto espontáneo es mayor. Sin embargo, ya en la semana 14 es improbable, lo cual no excluye la importancia de la visita regular al ginecólogo u obstetra.

 

Realízate el test prenatal, especialmente si tienes 35 años o más, si tienes antecedentes familiares de enfermedades congénitas o si has estado expuesta a agentes teratógenos. Te permitirá saber si tu bebé se desarrolla normalmente o si presenta anomalías en sus cromosomas o en su sistema nervioso, lo cual entre otras cosas podría causarle Síndrome de Down. Es recomendable no superar la decimosexta semana para hacerlo, ya que por lo general es una práctica invasiva y entonces podría ser más riesgoso para ti y para el feto.

 

Semana 14

 

Estás en el cuarto mes, comienzas el segundo trimestre de embarazo, y será muy interesante para ti y tu pareja conocer los detalles de lo que se vive dentro de tu vientre. Veamos:

 

  • Ya mide 9 centímetros y pesa cerca de 45 gramos. ¡Es del tamaño de una naranja!
  • Acelera su desarrollo, tiene más actividad y todo su cuerpecito está formado, aunque todavía es como una fruta con toda su estructura pero sin madurar.
  • La cabeza casi deja de ser el tercio del cuerpo y empieza a observarse el cuello.
  • Los brazos se alargan un poco y ganan proporción con el resto de la figura. Las piernas aún están proporcionalmente cortitas.
  • Una suave y fina pelusa cubre su cuerpo: se trata del lanugo, el cual debido a que la piel aún no tiene grasa, cumple la función de “aislante” para protegerla, pero desaparecerá poco antes del parto.
  • En algunas ecografías se puede descubrir al pequeño chupándose un dedo o haciendo gestos con la cara (esto es porque sus huesos faciales ya están desarrollados).

 

Semana 15

 

Aquí también seguirás sorprendiéndote con los cambios enormes que observes en tu hijo o hija y en ti misma. Estás en el cuarto mes, comienzas el tercer trimestre de embarazo, ¡pero incluso ya has superado una semana desde entonces! Tu baby mide unos 10 centímetros y pesa 70 gramos aproximadamente, aunque tal vez la prominencia de tu vientre no se haya alterado demasiado. Posiblemente hayas subido entre 3 y 5 kilos.

 

  • Los pulmones del bebé avanzan en el desarrollo definitivo y esto es posible porque respira el líquido amniótico donde nada como un pez.
  • El tamaño de las piernas, que en la semana anterior todavía permanecían más cortas que los brazos, comienzan a definir su extensión normal, superándolos.
  • Sus ojos todavía están cerrados, pero si penetrara luz en su pequeño habitáculo, lo notaría.
  • Algo importantísimo: hay estudios que indican que el sentido del gusto empieza a funcionar en el bebé, y eso te posibilitará que desde ese momento eduques a tu niño para que saboree alimentos sanos. Entonces, ¡lleva una dieta saludable!

 

Semana 16

 

En esta instancia de gravidez, ¡sí que tu bebé crece mucho! Mide más de 11 centímetros y pesa unos 100 gramos. Será momento de comenzar a elegir ropa de futura mamá. No te sorprendas de que la gente en la calle priorice tu paso o te ceda la butaca en el transporte público. Es que estás en el cuarto mes, comienzas el segundo trimestre de embarazo.

 

  • Hay ecografías de última generación que muestran al feto jugueteando con el cordón umbilical, tomándolo y alargándolo, lo que indica que ha adquirido algo de fuerza en sus bracitos.
  • Las uñas de las manos y de los pies continúan creciendo, e incluso quizás debas cortárselas cuando nazca.
  • Su inquieto corazón bombea 23 litros de sangre por día, y aumentará durante los próximos meses.

 

Semana 17

 

Mira si tu bebé crece rápido que al final de la decimoséptima semana puede llegar a medir hasta 18 centímetros y pesar 150 gramos.

 

  • El esqueleto se compone de un tejido cartiloginoso, en tanto que la mielina (sustancia grasa) recubre y protege la médula espinal.
  • Su cordón umbilical se engrosa y fortalece.
  • Así como dijimos que en la semana anterior ya puede notar claridad aunque sus ojos estén cerrados y que puede sentirle gusto a los alimentos que le lleguen de su mamá, aquí el sentido del oído también se desarrolla: comienza a percibir sonidos del exterior y a estimularse de acuerdo a él, ya sea un ruido algo estridente y repentino como una melodía suave y armoniosa. Ya puedes deleitarlo con algunas canciones bellas y cantarle.
  • Si eres madre primeriza, tal vez aún no percibas los movimientos del bebé, pero si se trata de tu segundo embarazo o más, sientes como una burbuja o un suave aleteo dentro de ti.

 

¿Qué sientes tú?

 

Has llegado al cuarto mes, comienzas el segundo trimestre de embarazo, momento en el que, como ya hemos dicho, el relieve de tu barriga comienza a ser visible, muy especialmente en la semana 17. De hecho, de repente te encontrarás acariciándola continuamente.

 

Muchas molestias que antes tenías ceden. Aunque también debes tener cuidado con el calzado que utilices, ya que debido a que la pancita está más grande, es probable que estés un poco torpe al caminar. Olvídate de los tacones altos y hazte fan de las zapatillas.

 

También sentirás las piernas más pesadas y hasta podrían aparecer arañitas o várices. Te recomendamos levantar las piernas por algunos minutos todos los días y rotar los pies hacia un lado y hacia el otro.

 

¿Sabías que en esta etapa muchas mamis se ponen más despistadas y olvidadizas? Esto se debe a un combo de situaciones que experimentas, como ansiedad, estrés, falta de sueño y la revolución de hormonas. Entonces, trata de hacer actividades que te relajen y tranquilicen, duerme más y ¡ten cuidado cuando salgas con paraguas, llaves y abrigos!

Embarazo: Quinto Mes

Ya te encuentras a mitad de camino y realmente todos lo notan, en especial tú, que sientes cada movimiento de tu bebé. Él (o ella) está en continua actividad. Se mueve, patalea, oye, saborea, se estremece. Aquí te contamos lo que debes saber sobre el quinto mes de embarazo y sus características.

 

Esta etapa comprende desde la semana 18 hasta la 22 inclusive, cuando el feto ya puede ser visto como un bebé completamente formado, aunque con muchas cosas por madurar aún, por supuesto.

 

A lo largo de este mes no puedes dejar pasar la segunda ecografía más importante de todo el período gestacional, con la que el doctor podrá establecer la medida exacta del niño, verificar las condiciones del desarrollo, controlar que el cordón umbilical y la placenta funcionen normalmente y confirmar que no existan complicaciones.

 

Semana 18

 

  • Tu bebé o beba mide aproximadamente 15 centímetros y pesa 200 gramos.
  • Ya tiene formados sus genitales.
  • En tu vientre se produce un ambiente de equilibrio entre el tamaño del feto y la capacidad del espacio en el que se mueve, por lo que a medida que crece, la libertad de sus movimientos se ve limitada.
  • Duerme entre 18 y 20 horas diarias.
  • Debido a que los huesitos del oído interno, las cuerdas vocales y las terminaciones nerviosas están desarrollados casi por completo, es posible que si escucha sonidos del exterior o percibe la luz que llega hasta su pequeño habitáculo, se estremezca, llore, chupetee, emita gemidos. Muchas de estas acciones puedes percibirlas.

 

Semana 19

 

  • Tu bebé se halla en la cúspide del desarrollo de los sentidos: gusto, olfato, vista y oído son la clave de la decimonovena semana, que también está incluida en el quinto mes de embarazo y sus características, precisamente porque el sistema nervioso del feto crece velozmente.
  • El pequeño crece aproximadamente un centímetro por semana. Llega a medir 15 centímetros y a pesar 250 gramos.
  • Debido a que ya está preparado para tragar, pone en funcionamiento esta posibilidad ingiriendo líquido amniótico, lo que suele provocarle hipo. Es una sensación muy tierna a la vez lo que experimentan los papás cuando logran observarlo a través del movimiento de la panza.
  • Ya los movimientos que realiza son más perceptibles. De hecho, puede que muchas noches sea tal la actividad que tu chiquillo tiene, que te cueste conciliar el sueño.
  • El cartílago del que estaba hecho su esqueleto empieza a endurecerse y a transformarse en huesos.
  • Ya será más fácil conocer el sexo a través de la ecografía.
  • Es muy sensible a los estados de ánimo de su madre, por lo que tendrás que buscar distintas maneras de sentirte relajada, alegre y alejada de todo lo que pueda generarte estrés, de modo que la energía que le transmitas sea positiva.

 

Semana 20

 

  • El feto llegará a medir unos 26 centímetros y a pesar 300 gramos. Te encuentras exactamente a la mitad del embarazo. Semejante aumento en la talla y el peso, comparado con la semana anterior, se debe a que antes el bebé se medía desde la cabeza hasta el coxis porque sus piernas aún eran muy cortas y pegadas al cuerpito, pero en esta instancia ya se lo suele medir desde la cabeza hasta los pies. Esto es muy importante al hablar sobre el quinto mes de embarazo y sus características.
  • El acto de la digestión comienza a funcionar a pleno: tragará el líquido amniótico y una parte de él irá hacia el tracto digestivo para nutrirlo y otro tanto lo expulsará, lo que hace que la placenta produzca más líquido y compense la “pérdida”. Por eso es muy importante que cuides tu alimentación e incorpores comidas con hierro.
  • Ya ha producido más de 30 mil millones de neuronas.
  • Sus pulmones comienzan a practicar el acto de la respiración.
  • Su piel delgada y rojiza se cubre de una sustancia gruesa, blanca y cerosa llamada “vérnix caseosa”, que lo protege y le permite pasar más fácilmente por el canal vaginal al momento del parto.

 

Semana 21

 

  • En esta instancia, mide cerca de 27 centímetros y pesa poco más de 350 gramos.
  • Si esperas una niña, sus ovarios producen aproximadamente 6 millones de óvulos, pero cuando nazca, esta cantidad bajará a 1 o 2 millones. En esto se diferencia del niño, que producirá semen pero ya cuando llegue a su etapa reproductiva.
  • Los glóbulos rojos que antes producían el bazo y el hígado, a partir de ahora lo hará la médula ósea, que ya está formada lo suficiente como para ocuparse de ello.
  • Puede oírte perfectamente. ¿Qué tal ponerle una bella música (suave o bien alegre), cantarle, susurrarle y hablarle con dulzura, junto al futuro papá? ¡Le encantará y podréis notarlo!

 

Semana 22

 

  • Durante la semana 22, que también conforma el quinto mes de embarazo y sus características, el baby mide 30 centímetros y pesa 450 gramos.
  • Aunque será mucho más delgado que un bebé ya nacido porque todavía no ha formado grasa corporal, sus dimensiones sí serán de las de un bebé nacido.
  • Los dientecitos comienzan a formarse en el interior de las encías.

 

 

A lo largo de este mes, es probable que el ginecólogo u obstetra te ordene hacer una ecografía de alta resolución para poder observar las condiciones en la que se encuentran los órganos del feto.

 

Es normal que te sientas muy cansada, con las piernas pesadas, la espalda dolorida y algunos calambres. No te culpes si necesitas dormir más de lo común, es muy necesario para ti y tu pequeñín.

 

En compensación, tu cuerpo produce mucha endorfina, lo que te hará sentirte a gusto constantemente y disfrutando la dulce espera con plenitud. ¡Vívelo con intensidad junto a tu amor!

 

Pueden aparecer estrías en la panza, las caderas, la cola y/o los pechos. Te recomendamos aplicarte una crema específica para prevenirlas y mantener la elasticidad de la piel.

 

Si mides todos los días, comprobarás que a lo largo de este mes tu barriga crecerá en promedio un centímetro por semana.

 

Notarás que expulsas más flujo de lo habitual, de consistencia cremosa y de un color entre blanco y amarillento. Si se acompaña de un olor desagradable, consulta al ginecólogo para detectar si se trata de una infección vaginal y, de ser así, combatirla.

 

En esta etapa, tú y tu bebé comenzarán a experimentar una hermosa conexión, tus sentimientos serán sus sentimientos y tus estados de ánimo también. Te oirá y todo lo que hagas repercutirá directamente en él. ¡Incluye siempre al papá para que se familiaricen los tres!

 

Estos son sólo algunos datos sobre el quinto mes de embarazo y sus características. A medida que pasen los días, tú misma te darás cuenta de cómo proceder. Instinto materno, le dicen.

 

Embarazo: Sexto Mes

Cada mes, cada semana, cada día en los que se gesta el bebé son fundamentales. No obstante, los cambios en el sexto mes de embarazo son realmente notorios en cuanto a su desarrollo, ya que si por alguna razón o complicación tuviera que nacer ya, está formado de tal modo que tendría altas chances de sobrevivir, siempre que reciba los cuidados médicos correspondientes.

 

Por supuesto que esto no es lo ideal y si sucediese, probablemente el bebé tenga que permanecer por un tiempo en la incubadora. Si fuese lo ideal, la naturaleza se habría equivocado con la cantidad de tiempo en el que los seres humanos habitamos en el vientre de nuestras madres, lo cual es imposible.

 

El sexto mes comprende las semanas 23, 24, 25, 26 y 27. El feto iniciará la etapa con una talla de 28 centímetros aproximadamente y un peso de 550 gramos, y concluirá con 37 centímetros y 900 gramos.

 

Semana 23

 

El feto llega a tal punto de desarrollo que ya su aspecto no cambia, sino que todo está enfocado en su crecimiento (talla, peso y fortalecimiento de los músculos y huesos).

 

  • Su piel se presenta arrugada, pero al cabo de pocas semanas se alisará.
  • El lanugo (un vello fino que recubre su cuerpo para protegerlo) se oscurece poco a poco y comienza a crecer el pelo de la cabeza.
  • Ya el cerebro, los sistemas circulatorio, respiratorio y digestivo están casi listos para funcionar fuera del vientre materno.
  • El bebé está verdaderamente activo mientras está despierto. Lo notarás fácilmente porque para entonces la barriga sobrepasa la altura del ombligo, por lo que la piel queda muy tirante y eso permite que la mamá, el papá y demás personas lo puedan observar.

 

Semana 24

 

Los cambios en el sexto mes de embarazo, a partir de la semana 24, están muy vinculados a los problemas gástricos en la mamá, dado que el bebé ha adquirido tal tamaño que presiona el estómago.

 

  • El bebé mide 30 centímetros y pesa unos 650 gramos aproximadamente en ambos casos.
  • El contorno de su cuerpo empieza a redondearse y a tomar la posición más conocida de un bebé dentro del vientre de su mamá: la postura fetal. Todavía tiene cierto espacio para moverse.
  • Debido a que su oído interno sigue desarrollándose, el bebé ya empieza a tener equilibrio.
  • Es notable la maduración de sus pulmones y del tejido subcutáneo. Esto último ayuda a formar las huellas dactilares.

 

Semana 25

 

  • Al final de esta semana, el niño o niña mide 33 centímetros y puede pesar 700 gramos.
  • Algunos estudios probaron que el cerebro del feto llegado a tal desarrollo que ya puede responder a estímulos que recibe desde fuera de su apacible habitáculo, como por ejemplo, la claridad de un foco de luz potente apoyado en la panza de la mamá.
  • Gracias a que sus huesitos ya se van endureciendo, la curvatura de su columna toma la forma adecuada.
  • Su corazón realiza aproximadamente 150 latidos por minuto.
  • Hay ecografías donde se ve al bebé chuparse el dedo, bostezar o sacar la lengua. Sin dudas, tan graciosa imagen hace que los cambios en el sexto mes de embarazo sean indescriptiblemente bellos.

 

Semana 26

 

Esta semana es particularmente importante porque el médico suele indicarle a la futura mamá el examen de recuento de su nivel de azúcar en la sangre, a fin de detectar una posible diabetes gestacional.

 

  • El bebé mide 35 centímetros y pesa alrededor de 800 gramos.
  • En general, es entonces cuando abre sus ojitos por vez primera.
  • Excepto el sentido del olfato, que todavía no puede usarlo por estar dentro del líquido amniótico, el oído, la vista, el gusto y el tacto ya están desarrollados: oye la voz de su mamá y los sonidos externos; responde a la claridad; saborea las comidas que le llegan de la mamá; puede tocar y sentir lo que tiene alrededor.
  • Mientras la mami está tranquila, el pequeño aprovecha a moverse de aquí para allá incansablemente. Luego se dormirá.

 

Semana 27

 

Has llegado a la última semana del segundo trimestre de embarazo, y el crecimiento de tu chiquito sigue a pasos agigantados. Como dijimos anteriormente, los cambios en el sexto mes de embarazo indican que en esta instancia mide unos 37 centímetros y llega a pesar 900 gramos.

  • Su hígado experimenta una maduración bastante veloz.
  • Su piel se engrosa un poco más y continúa recubierta de la sustancia blanquecina y espesa llamada vérnix caseosa, que lo protegerá hasta el alumbramiento.
  • Su sistema neuronal sigue su proceso evolutivo.
  • Hay especialistas que sostienen que en esta etapa el bebé sueña.

 

¿Qué le ocurre a tu cuerpo?

 

Seguramente sientas muchísimo el peso del bebé en tu cuerpo y eso te traiga algunos problemillas en la columna, las piernas y las caderas que tendrás que aliviar con ejercicios físicos. Muchas mujeres suelen tener dificultades al respirar y se sienten más cansadas de lo habitual.

 

Es un buen momento, entonces, para hacer trabajos de preparto junto a tu pareja, practicar actividades suaves como yoga o desplazamientos en el agua.

 

Al final de este mes sentirás aún más las famosas “pataditas”, ya que el feto no tiene demasiado espacio para desplazarse, entonces estará inquieto estirando sus piernas y brazos para intentar hacerse lugar. Esto también provocará que presione tu vejiga y que tú sientas ganas de orinar continuamente.

 

Posiblemente fluya de tus senos por primera vez el calostro, el líquido previo a la leche materna que le aporta al bebé absolutamente todos los nutrientes necesarios para desarrollar y reforzar su sistema inmune.

 

También es posible que tengas las primeras contracciones, que se manifiestan como tirones en los ovarios y calambres en la panza. Trata de descansar lo que más puedas para aminorarlas.

 

Debido a que tu piel se estira, se producen algunas lesiones y se forman estrías, especialmente en la panza, los senos y las nalgas. Aplícate cremas hidratantes y no te rasques si sientes picor.

 

Si te encuentras anémica, el médico te recomendará tomar suplementos de hierro, lo cual a su vez provoca estreñimiento y, de no tratarlo, también hemorroides. Para prevenirlo, consume frutas y demás alimentos que contengan fibra.

 

Aparecen algunos problemas gástricos que provocan acidez, ardor en el estómago y a veces también reflujo. No te acuestes en posición horizontal para evitar la salida de líquidos gástricos.

 

Poco a poco experimentarás los cambios en el sexto mes de embarazo y, de sentir molestias, tú misma intuirás la forma de aliviarlos. Como sea, siempre consulta a tu médico y no dejes de hacerte ningún control.

 

Embarazo: Séptimo Mes

¿Qué te parece si ya empiezas a pensar y anotar las cosas que guardarás en tu bolso para el día que vayas a la clínica a tener a tu bebé? Es que, como se suele decir, “mujer prevenida vale por dos”. Se supone que todavía falta bastante para que nazca, pero si te pones a reflexionar que acabas de entrar al tercer y último trimestre de embarazo, puede sonar poco tiempo. Conoce cómo es el séptimo mes de embarazo, que abarca las semanas 28, 29, 30 y 31.

 

Semana 28

 

  • En la vigesimoctava semana de gestación, tu bebé mide aproximadamente 38 centímetros y pesa poco más de 1 kilo.
  • Su cabeza mide cerca de 7,5 centímetros.
  • El cerebro está más pesado y se pueden observar en él algunos surcos, señal de que el mismo continúa formándose. Por eso ya también puede empezar a separar los párpados y sus pestañas crecen.
  • Aumenta el tamaño de la membrana de los tímpanos.
  • Debajo de la piel comenzará a formar grasa y eso le da a su cuerpito cierta redondez.
  • Puede oír y sentir todo lo que ocurre fuera del vientre materno, especialmente tu voz.

 

Semana 29

 

  • En la vigesimonovena semana de gestación, tu bebé o beba mide aproximadamente 39 centímetros y llega a pesar 1 kilo y 200 gramos. Como verás, al preguntarte cómo es el séptimo mes de embarazo, te responderás que es una etapa muy hermosa en la que cuesta creer todo lo que ha crecido el retoño y los cambios que vienen experimentando ambos.
  • Si es un niño, sus testículos ya bajan hacia el escroto por el conducto inguinal, el cual se cierra. Y si es niña, su clítoris sobresale bastante, ya que los labios externos todavía no están lo suficientemente desarrollados como para recubrirlo.
  • Comienza a controlar y regular su temperatura corporal.
  • La médula ósea comienza a producir glóbulos rojos (que antes producía el bazo).
  • Aumenta la cantidad de bronquiolos y alvéolos en los pulmones.
  • Crece más el cabello.

 

Semana 30

 

  • ¡Ya te encuentras a sólo 10 semanas de la fecha de parto! Tu hijo o hija mide 40 centímetros y pesa casi 1 kilo y medio.
  • La cantidad de líquido amniótico en el útero es de 1 litro, pero disminuye a medida que avanza la gestación, ya que el pequeñuelo necesita más espacio. Por eso es posible que te cueste respirar, ya que la cabeza presiona el diafragma, lo cual se soluciona cuando el feto se coloque boca abajo, y así generalmente nacen.
  • Continúa creciendo el número de bronquiolos y alvéolos.
  • En la ecografía puedes escuchar cómo su corazón late velozmente, con entre 120 y 160 latidos por minuto, el doble de un adulto.

 

Semana 31

 

  • Algo notable al aprender cómo es el séptimo mes de embarazo, en la ecografía que te hagas este mes, incluida la semana 31, verás que si bien su cuerpito ya tiene prácticamente todas las proporciones, su cabeza todavía será un poco más grande que su abdomen. Por eso notarás que cuando un bebé nace prematuro, es un poco “cabezón”, luego se va acomodando. También dependerá mucho de los genes que herede, claro.
  • Puede eliminar medio litro de orina por día, la cual canaliza en el líquido amniótico.
  • A partir de esta etapa, mientras esté en el vientre materno, el largo del cuerpo del feto se mantiene igual, pero sigue aumentando de peso.
  • Puede pesar 1 kilo y 700 gramos y medir 42 centímetros de largo, desde la coronilla hasta los pies.
  • Todos sus sistemas (respiratorio, digestivo, excretor/urinario, circulatorio, muscular, óseo, hormonal, nervioso, reproductor y linfático) adquieren cada vez más funciones.
  • Naturalmente, el bebé se mueve menos que antes, ya que va creciendo y tiene cada vez menos espacio para hacerlo.

 

Cómo te sientes tú

 

Más allá de la ansiedad que seguramente te embriague a ti y a tu pareja porque la fecha de parto se acerca cada vez más, hay varias sensaciones físicas o molestias que todavía experimentarás, no necesariamente todas. Algunas de éstas son:

 

  • Hinchazón de pies y tobillos y, en ocasiones también “arañitas” y/o várices. Te aconsejamos equilibrar el consumo de sal para evitar la retención de líquidos; colocar las piernas en alto por algunos minutos cada día, y cuando duermas pon alguna almohada bajo el colchón para mejorar la circulación.
  • Posiblemente tengas contracciones denominadas “de Braxton Hicks”, que aunque no son dolorosas, sí son molestas, ya que el abdomen se endurece y se tensa, y duran unos 30 segundos. Semanas después, estas van reapareciendo pero ya se sienten un poco más: son las contracciones de parto, que cuando se dan, ocurren cada 2 o 3 minutos y se prolongan por un minuto aproximadamente. Un método para aliviarlas es recostarte de costado y controlarlas durante una hora (cambia de posición cada tanto).
  • Para entender cómo es el séptimo mes de embarazo, aunque el momento es muy bello también deberás aceptar que hay situaciones que debes atravesar y es normal, y esto viene a que las mujeres, en general, le dan mucha importancia a la estética. Debido a que la panza crece y crece, puede que sientas picor, ya que la piel se estira. Incluso pueden salir (o seguir saliendo) estrías. También arañitas o várices. Pero consulta a tu médico o a una doula cómo prevenir el problema.
  • A causa del lugar que ocupa el bebé, éste presiona órganos que hacen a la respiración, por lo tanto muchas mujeres tienen dificultad para respirar normalmente y, en consecuencia, también para conciliar el sueño, pese al cansancio que sienta.
  • Dolores de espalda.
  • Aumento del flujo vaginal y cambio del pH. Consulta al ginecólogo si notas que tiene otro color u olor, para descartar una posible infección u hongos. También hazlo si sospechas que ese flujo es en realidad líquido amniótico.
  • Tus pechos ya empiezan a producir leche, a la que antecederá el calostro.
  • Tal vez tengas algunos episodios de incontinencia. Para eso es una buena idea practicar los famosos “ejercicios de Kegel” (contraer y soltar la vagina de forma reiterada para fortalecer la musculatura de la zona).

 

Estos son sólo algunos de los síntomas y desarrollos que vivirán tú y tu bebé en el comienzo del tercer y último trimestre. Esperamos que hayas logrado comprender cómo es el séptimo mes de embarazo.

 

Embarazo: Octavo Mes

Para algunas mujeres, el embarazo se les hace largo y padecen los síntomas. Para otras, es tan placentero que les resulta muy corto. Como sea, te encuentras en los preparativos de la recta final. ¡Enhorabuena! Veamos entonces de qué se trata el octavo mes de embarazo, semana a semana.

 

El decimoctavo mes de gestación comprende las semanas 32, 33, 34, 35 y 36, en las cuales más que el desarrollo del bebé, una se pregunta más por el parto: cómo será, si de forma natural o por cesárea, si te asistirá el obstetra que ya has elegido, si se complicará o transcurrirá normalmente. Lo cierto es que si hasta ahora todo salió bien, no tienes de qué preocuparte, ya que el riesgo de que algo malo le ocurra a tu bebé es muy bajo.

 

Semana 32

 

  • En esta etapa el bebé mide aproximadamente 42 centímetros y pesa 1 kilo y 800 gramos.
  • Aún falta un poquito para que sus pulmones terminen de formarse, pero ya respira aspirando líquido amniótico.
  • Muchos especialistas ya no observan demasiadas diferencias entre el cerebro de un feto de 32 semanas de gestación y el de un bebé recién nacido.
  • Antes se creía que el intelecto del bebé no se desarrollaba hasta haber nacido. Sin embargo, ahora se considera que desde que empieza a cursar esta semana, el bebé ya puede pensar, soñar y hasta formar un recuerdo.
  • Sus uñas crecen hasta las puntas de los deditos.

 

Semana 33

 

Conocer el octavo mes de embarazo, semana a semana, exige aprender cuáles son los últimos pasos que tu hijito dará dentro de ti. Por ejemplo:

 

  • A esta altura de la gestación, el feto mediría 45 centímetros y pesaría 2 kilogramos.
  • En esta instancia los bebés suelen cambiar de posición y ya se colocan cabeza abajo para salir al mundo exterior. A veces, debido a que ya llegado el momento del parto otros bebés no llegan a darse vuelta, la misma partera puede encargarse de ello realizándoles a la mamá masajes abdominales, siempre bajo supervisión médica a través de una ecografía y del control de las pulsaciones cardíacas del feto. Está comprobado que en el 96 por ciento de los partos el bebé nace cabeza abajo y el resto de nalgas.
  • Su cráneo se expande y aumenta su circunferencia a 1,25 centímetros.
  • Debido a que por medio de ecografías se descubrió que el feto realiza los llamados Movimientos Oculares Rápidos (MOR), es muy posible que tenga períodos de sueño y vigilia como cualquier niño recién nacido.
  • Los cinco sentidos ya están totalmente en funcionamiento: mira y saborea el líquido amniótico que lo rodea, escucha el latido de su mamá y los sonidos exteriores, toca y siente su dedo al chupetearlo. Aún no se sabe si puede olfatear, ya que no hay allí elementos que posibiliten determinar esta acción.
  • La dentadura está casi formada dentro de las encías.
  • En el octavo mes de embarazo, semana a semana, la piel del bebé adquiere una textura lisa y suave (desaparecen esas características arrugas), debido a que el vérnix caseoso y la grasa subdérmica se incrementan.
  • Aunque el pequeño niño ya casi no tiene espacio para ejercer movimientos, su musculatura ha tomdo la fuerza suficiente como para hacerlo, por lo cual lo sentirás mucho.

 

Semana 34

 

  • En esta etapa de la vida gestacional, el chiquito mide 46 centímetros y pesa 2 kilos y 100 gramos.
  • Aumenta la capa de grasa subcutánea, lo cual lo ayudará a mantener la temperatura corporal necesaria tras el alumbramiento.
  • Gracias a que el sistema auditivo de tu bebé funciona por completo y puede distinguir sonidos, no hay mejor momento que éste para comunicarte con él o ella: háblale, cántale, ponle música bella, dile cuánto lo amas, siempre en tono más o menos alto y dulce a la vez. Y por supuesto, involucra a tu pareja en estos maravillosos instantes de intimidad. Verás que cuando nazca, las voces de la mamá y del papá le darán tranquilidad.
  • Su sistema inmunológico puede hacer frente a algunas posibles infecciones.
  • La placenta produce las hormonas estrógeno y progesterona, y ello mantiene el proceso de intercambio entre nutrientes y oxígeno.

 

Semana 35

 

  • La semana número 35 también integra el octavo mes de embarazo, semana a semana. Aquí el pequeñuelo mide aproximadamente 47 centímetros y aproximadamente 2 kilos y 300 gramos.
  • El hígado y los riñones logran desarrollarse enteramente y ya pueden empezar a expulsar desechos.
  • Debido a que el bebé aumenta de tamaño y tiene menos espacio dentro del útero, el líquido amniótico disminuye su cantidad.
  • Sus pulmones se han desarrollado de tal modo que ya están listos para funcionar perfectamente por fuera de la cavidad uterina (siempre en condiciones normales, claro). Esto se debe a que los alvéolos secretan surfactante pulmonar, que hace que los pulmones puedan distenderse. Así, el chiquito empieza con los primeros movimientos respiratorios.

 

Semana 36

 

  • Ahora el feto mide unos 48 centímetros y suele pesar 2 kilos y 700 gramos.
  • Ya que el bebé posiblemente esté posicionado cabeza abajo, presionará tu útero y provocará a menudo fuertes contracciones.
  • Se considera que aquí el proceso de gestación ha finalizado y tu hijo puede nacer en cualquier momento. ¡Debes estar preparada para ello!

 

Tus sensaciones

 

  • A causa del tamaño y peso que ha adquirido el bebé en este período gestacional y la presión que ejerce dentro del útero, genera varias molestias o dolores. Por ejemplo:
  • Te costará respirar normalmente, porque el bebé aprieta tus costillas y cavidad pulmonar.
  • La cabeza del bebé presiona el útero y, en consecuencia, podrías experimentar contracciones.
  • Te resultará difícil dormir con comodidad porque el tamaño de tu barriga te impedirá darte vuelta y acomodarte.
  • Tus genitales se hinchan.
  • Suelen aparecer hemorroides.

 

  • Ya puedes comenzar a realizarte masajes en el periné, a fin de preparar tu anatomía para el parto. De esta manera reduces el riesgo de desgarro y de la necesidad de que te practiquen una episiotomía en pleno alumbramiento (corte en la vagina para agrandarla).
  • Sentirás muchas ganas de orinar constantemente (y quizás tengas algunos episodios de incontinencia). Utiliza apósitos.
  • A partir de la trigésimo quinta semana de gestación, el médico mide el nivel de apertura del canal uterino y examina la posición del bebé para establecer el grado de descenso del bebé a través de ese mismo canal.
  • Al finalizar el octavo mes de embarazo, semana a semana, en condiciones normales podrías llegar a aumentar 13 kilos más.

 

Embarazo: Noveno Mes

¡Qué rápido pasa el tiempo! ¡Has llegado al término de la gestación! Ten presente que el parto puede acontecer en cualquier momento. Estás en el noveno mes de embarazo, prepárate para recibir a tu bebé.

 

Veamos qué ocurre en el cuerpito de tu pequeñuelo y en el tuyo durante este período que comprende las semanas 37, 38, 39 y 40. Muchas mujeres no llegan hasta la semana 40 y otras la superan una o dos semanas más, pero es el punto justo de la gestación.

 

Semana 37

 

  • En la trigésimo séptima semana de embarazo, el feto mide, por lo general, casi 3 kilos y mide 47 centímetros.
  • Si ya se ha dado vuelta, la cabeza se encaja en el canal de parto, entre los huesos pélvicos. De lo contrario, posiblemente haya que practicar una cesárea o bien la partera realice ciertos masajes en el abdomen de la mujer (siempre bajo estricto control médico) que permiten al bebé darse vuelta, aunque resulta difícil que lo haga si ya está encajado de pies o de nalgas (se estima que sólo un 3 por ciento de los bebés se ubica de ese modo). Igualmente, no desesperes, ya que muchos se ubican boca abajo incluso momentos antes del parto.
  • Los huesos del cráneo quedan flexibles para adaptarse a su salida por la vagina hacia el mundo exterior.

 

Semana 38

 

  • El peso del chiquito es de 3 kilos o un poco más, mientras que de largo ronda los 50 centímetros. Te encuentras en el noveno mes de embarazo, prepárate para recibir a tu bebé. Recuerda que en cualquiera de estos siete días también puede ocurrir el milagro.
  • Sus órganos y sistemas ya están desarrollados totalmente y funcionan de manera independiente, excepto los pulmones, que completan su desarrolla durante o inmediatamente después del parto.
  • Forma una capa de grasa subdérmica que lo ayuda a conservar la temperatura corporal una vez nacido y durante las primeras semanas.
  • Incrementa los niveles hormonales, que contribuyen a mantener una presión sanguínea y grado de glucosa equilibrados.
  • Adopta mayor tono muscular.

 

Semana 39

 

  • En esta instancia, el bebé ya está en 3 kilos y 250 gramos aproximadamente, a la vez que mide alrededor de 52 centímetros desde la coronilla hasta los dedos de los pies. De todos modos, es normal también que pese entre 2,5 y 3,8 kilogramos.
  • El vérnix caseoso (capa de grasa que cubre y protege la piel) disminuye, se reabsorbe y queda un poco en brazos, piernas y pliegues. Por ello el líquido amniótico se opaca.
  • Los rasgos de su rostro ya están bien definidos. Muchas personas que ven la fotografía hasta dicen identificar a quién se parece más, si a papá, a mamá o a algún hermanito. Claro indicio del noveno mes, prepárate para recibir a tu bebé.

 

Semana 40

 

Y en esta instancia nos preguntamos: ¿aún te encuentras en la dulce espera y no puedes más de la ansiedad? ¿O el momento ya ha llegado y tienes a tu bebé entre tus brazos, amamantándolo y tratando de creer cómo ese ser hermoso ha estado dentro de ti durante 9 meses?

 

Si aún no has dado a luz, estás a muy poco de ello. Ten presente que el parto podría incluso retrasarse hasta la semana 42, más tarde exigiría la intervención del médico. Veamos qué ocurre en la semana 40, el último tramo en el camino de la gestación.

 

  • Ya en este punto el bebé no crece más, su desarrollo está a término. Mide aproximadamente 52 centímetros y puede llegar a pesar entre 3 y 4 kilos, lo cual a veces depende del sexo del feto (los varones suelen ser más grandes) y de la carga hereditaria que traiga consigo de sus papás.
  • El lanugo (vello fino que cubre la piel) desaparece.
  • El bebé refuerza sus defensas a través de los anticuerpos que le brinda la madre.
  • Aunque muchos bebés nacen pelados, otros tienen bastante cabello y uñas largas.
  • Los huesos de su cráneo ya están a término en el proceso de gestación, pero no para la vida externa, porque aún se encuentran separados para facilitar la salida por el canal de parto. Meses después del nacimiento, se cerrarán.

 

Tus sensaciones, emociones, ansiedades, dolores

 

Noveno mes de embarazo, prepárate para recibir a tu bebé. No es difícil imaginar la cantidad de sentimientos, preguntas e inquietudes que te invaden en esta etapa de embarazo, cuando literalmente, tu hijo está por asomar la cabeza a la vida social. Por eso los cambios que puedas experimentar entre las otras semanas del noveno mes y ésta, podríamos resumirlos en “ansiedad”.

 

  • Tu ginecólogo u obstetra te realizará pruebas cada pocos días para comprobar las condiciones en las que, en relación al bebé, se encuentran su oxigenación, pulsaciones, ritmo cardíaco, cordón umbilical, posición, entre otra información relevante. Y además para cerciorarse de que tú también estés óptima: necesita saber cómo se encuentran la placenta, el útero, el cuello uterino y el canal de parto.
  • Disfruta de las últimas pataditas de tu bebé dentro de ti. Para estimularlo, bebe zumo dulce o come galletas dulces. Le genera mucho placer y lo energiza.
  • De acuerdo al protocolo de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la gestante de bajo riesgo se somete esta semana al test basal, un monitoreo sencillo y no invasivo que tiene por objetivo medir con mayor precisión la frecuencia cardíaca del feto y sus variaciones. En caso de que el profesional que realiza el examen note que hay sufrimiento fetal, puede llevar a la madre para inducir el parto o practicar cesárea.
  • Llegado el momento del parto, sentirás contracciones más fuertes y repetidas. Estarás a punto si observas que a lo largo de una hora, las tienes cada cinco minutos.
  • Al romper el saco gestacional, expulsarás líquido amniótico, el cual si es claro indica que es normal, pero si es verdoso puede ser signo de sufrimiento fetal y por lo tanto debes acudir de inmediato a la maternidad.
  • Teniendo en cuenta que ya estás en la semana 40 del noveno mes de embarazo, prepárate para recibir a tu bebé. Al momento del parto, quienes te asistan te realizarán varias exploraciones o “tactos” para verificar el nivel de dilatación que tiene tu cuello uterino. Si has llegado a 10, es momento de ir a la sala de parto y pujar. ¡Felicitaciones, mamá y papá!