Saltar al contenido

Cómo controlar tu embarazo con pruebas cada trimestre

10 diciembre, 2017

El control prenatal consiste en una serie de entrevistas y pruebas periódicas que el ginecólogo o el equipo médico programa con la embarazada para evaluar el avance de la gestación desde el primer mes hasta el noveno, y detectar así posibles anormalidades que puedan interferir en el desarrollo del feto. Las pruebas prenatales de cada trimestre son las siguientes:

Primer trimestre

El primer trimestre de gestación comienza con la concepción y concluye en la semana 14. Además de enterarte de tu embarazo a través de los clásicos síntomas y el test de farmacia, el médico lo confirma con una prueba de laboratorio, que puede ser un análisis de sangre u orina. De ser positivo, te ordenará:

  • Ultrasonido o ecografía vaginal, para cerciorarse de que el desarrollo del embrión es normal de acuerdo a su “edad”.
  • Análisis de orina, para evaluar si hay proteína y azúcar en la sangre e infección urinaria. Para determinar si existe diabetes gestacional, puede pedirte una prueba de tolerancia a la glucosa.
  • Análisis de sangre, para identificar tu grupo y factor, saber si tienes anemia (estudio de hemoglobina), toxoplasmosis, alguna enfermedad de transmisión sexual o si eres inmune a la rubéola o el sarampión.
  • Examen ginecológico: Papanicolau, citología vaginal u otros cultivos. Es fundamental como parte de las pruebas prenatales de cada trimestre, ya que entre otras cosas, se puede detectar el Virus del Papiloma Humano (VPH).
  • Prueba de VIH. Si resulta positiva, se procede con las prácticas correspondientes para evitar la transmisión al feto.
  • Estudio de la piel para descartar una exposición a la tuberculosis.
  • Un gestograma, para calcular la edad del embrión y vigilar su crecimiento.
  • Evaluaciones de rutina: medición del útero como indicador del avance de la gestación, el control de tu peso y presión arterial y la frecuencia cardíaca del bebé. Generalmente se realiza en todas las visitas.
  • El profesional necesitará hacerte preguntas sobre tu salud: enfermedad presente o futura, algún problema genético hereditario en ti o el papá del bebé, si tomas algún medicamento, si eres primeriza, si haces actividad física, si fumas, bebes alcohol o consumes drogas, etcétera.

Segundo trimestre

El segundo trimestre se inicia en la semana 14 y concluye en la 28. El embarazo transcurre con mayor tranquilidad, puesto que has pasado el período de mayor riesgo. Como parte de las pruebas prenatales de cada trimestre, será momento de:

  • Conversar con el médico sobre las molestias que has tenido (cansancio, dolores, pesadez, problemas gástricos, aparición de várices y demás).
  • Si tu sangre es Rh negativo y la del papá del bebé es Rh positivo, deberán sacarte más sangre para comprobar si posees anticuerpos contra la positiva. De lo contrario, en la semana 28 deben inyectarte inmunoglobina.
  • Vuelves a someterte al examen de rutina integral, incluido el ginecológico.
  • Examen de orina para detectar signos de preenclampsia, infecciones urinarias u otras afecciones.
  • Ecografía de rutina entre las semanas 16 y 20, para monitorear que todo transcurra normalmente.
  • Prueba de marcador múltiple, entre las semanas 15 y 18, para descubrir posibles defectos genéticos. Y ya entre las semanas 16 y 20, se suele hacer la amniocentesis, para saber con certeza si tu bebé tiene Síndrome de Down.

Tercer trimestre

El tercer trimestre empieza en la semana 28 y concluye en la 40. Te encuentras en la recta final, así que, de entre las pruebas prenatales de cada trimestre, veamos cuáles corresponden a esta etapa.

  • Examen de rutina, incluido el ginecológico. También te miden la barriga para controlar que el embarazo progrese satisfactoriamente.
  • Otro examen de orina.
  • Aproximadamente en la semana 36 se hace un análisis para verificar si hay infección urinaria causada por la bacteria estreptococos del grupo B (que afecta el tracto intestinal). Si lo tienes y no lo tratas con antibióticos, el bebé corre el riesgo de contraerlo.
  • Excepto si tienes placenta previa o placenta baja, si llevas un embarazo de riesgo o si padeces diabetes y/o presión arterial alta, ya no será necesario hacer ecografías o ultrasonido.
  • Revisación simple del movimiento del bebé en el vientre.
  • A menudo, en la semana 40 o 41 los médicos solicitan una prueba sin estrés (o cardiotocografía) para evaluar la salud del bebé en general, y una ecografía para medir la cantidad de líquido amniótico. Aquí finalizarían las pruebas prenatales de cada trimestre.