Saltar al contenido

Cómo eliminar los piojos en un niño

24 marzo, 2018

Pues aunque estos parásitos no producen un daño físico real en la salud, si pueden llegar a ser muy resistentes y bastante contagiosos, por lo que comúnmente suele ser necesario tratar a los demás miembros de la familia.

Qué son los piojos y como parasitan al ser humano

Los piojos son pequeños parásitos de tamaño aproximado a una semilla de sésamo que pueden ser difíciles de localizar dentro del cuero cabelludo,pues generalmente suelen descubrirse debido a los picores que producen cuando la infección ya se encuentra avanzada. Los huevos de Los Piojos denominados liendres se pegan a 2 mm del pelo muy cerca del cuero cabelludo y habitualmente se confunden con la caspa.

Afortunadamente estos parásitos no pueden vivir más de unos pocos días sin el calor y el sustento que produce la cabeza humana. No obstante mientras que estén alojados en el cuero cabelludo son muy resistentes de eliminar, pudiendo sobrevivir incluso  cinco o seis horas seguidas de inmersión, es por ello que la natación y las duchas no los matan.

Algunas personas tienden a creer erróneamente que la infestación de piojos se debe a una mala higiene. No obstante, esto es completamente falso, ya que los piojos tienen mayor predisposición por el pelo limpio. Tampoco es cierto que puedan volar o saltar de una cabeza a otra, pues generalmente el contagio se produce por el deslizamiento cuando se junta una cabeza infectada con otra que no lo está.

Cómo eliminar los piojos en los niños paso a paso

El problema que se presenta a la hora de eliminar los piojos en los niños es que generalmente no suelen tener muy buena predisposición a las revisiones periódicas y los tratamientos, por lo que en la mayoría de los casos el picor externo de forma continuada suele ser una de las señales más claras de aviso.

  1. El primer paso para saber cómo eliminar los piojos en los niños pasa ineludiblemente por su detección. Para ello se suele utilizar un peine especial con púas extremadamente juntas capaces de filtrar tanto piojos adultos y ya muertos cómo las liendres. Este peine es comúnmente conocido como liendrera y se puede comprar aparte o como complemento de otros tratamientos pediculicidas.
  2. Los productos recomendados por los pediatras para eliminar los piojos en los niños son los denominados pediculicidas y generalmente suelen aplicarse con el cabello seco. Para obtener los mejores resultados se aconseja seguir cuidadosamente las instrucciones del fabricante. Habitualmente con 10 minutos de exposición suele ser suficiente y después se enjuaga. Estos productos son completamente seguros y están diseñados para niños y no producen efectos secundarios siempre y cuando se utilicen según las instrucciones.
  3. El problema más común en la pediculosis tanto en niños como en adultos no suele ser la eliminación de los parásitos, sino la reinfección. Esto normalmente se produce cuando alguna liendre ha podido sobrevivir al tratamiento o por la exposición a los accesorios y objetos contaminados, tales como fundas de almohada, peines, cepillos, ropa de cama etcétera
  4. Para asegurarse la erradicación total es conveniente repetir el proceso dentro de 10 días para las liendres que hubieran podido sobrevivir en el proceso. Pues a diferencia de los piojos adultos, muchas liendres pueden resultar resistentes a los tratamientos. El periodo de maduración de las liendres es de unas 2 semanas. Pero con la repetición del tratamiento evitaremos su dispersión.
  5. Para asegurarse de que todos los piojos han sido eliminados es necesario continuar pasando la liendrera durante los días posteriores del tratamiento. Cabe mencionar que aquellas liendres que aparezcan en la superficie del pelo están exentas de sospecha, pues se trata de restos residuales de las liendres eliminadas, puesto que las liendres vivas se sitúan únicamente muy cerca del cuero cabelludo.

Para prevenir la infección posterior por el contacto de utensilios se recomienda lavar toda la ropa usada por cualquier persona infectada con piojos en las 48 horas previas al tratamiento.